Pez payaso

pez payaso amphiprion

Pez payaso

Este pez siempre ha sido reconocido por los buceadores. De bellos colores, siempre han captado la atención de estos deportistas. Claro que, gracias a su paso al cine con la película Buscando a Nemo han ganado una tremenda popularidad entre el gran público. No es nada extraño verlos ahora en tiendas de mascotas o en los acuarios de las casas. Sin embargo, es difícil para la gran mayoría de personas llegar a conocer en profundidad a este simpático pez. A continuación te hablamos de todo lo que necesitas saber para ser un experto en esta especie tan hermosa.

Tipos de pez payaso

Los peces payaso son una subfamilia de peces conocida como Amphiprion o Amphiprioninae. El registro mundial de especies marinas acepta 31 especies dentro de esta subcategoría. Se dividen en dos familias.

Amphiprion

  • Amphiprion akallopisos
  • Amphiprion akindynos
  • Amphiprion allardi
  • Amphiprion barberi
  • Amphiprion bicinctus
  • Amphiprion chagosensis
  • Amphiprion chrysogaster
  • Amphiprion chrysopterus
  • Amphiprion clarkii
  • Amphiprion ephippium
  • Amphiprion frenatus
  • Amphiprion fuscocaudatus
  • Amphiprion latezonatus
  • Amphiprion latifasciatus
  • Amphiprion leucokranos
  • Amphiprion mccullochi
  • Amphiprion melanopus
  • Amphiprion nigripes
  • Amphiprion ocellaris
  • Amphiprion omanensis
  • Amphiprion pacificus
  • Amphiprion percula
  • Amphiprion perideraion
  • Amphiprion polymnus
  • Amphiprion rubrocinctus
  • Amphiprion sandaracinos
  • Amphiprion sebae
  • Amphiprion thiellei
  • Amphiprion tricinctus

 

Premnas

  • Premnas biaculeatus

Origen de la nomenclatura

Parece que la denominación común “payaso” puede provenir por su aspecto estético. Recordemos que dispone de brillantes colores y diferenciados de una forma curiosa. Además en su comportamiento existen determinadas conductas que resultan divertidas a ojos humanos. Por ejemplo, a la hora de escapar de los buzos, esconden la cabeza y se lanzan rápidamente hacia su anémona. Esto lo hacen de forma acelerada, casi parece que se “lanza” o que está en una carrera.

Dónde encontrar un pez payaso

donde encontrar un pez payaso

 

 

De forma natural viven en las cálidas aguas del océano Pacífico. Parece que su hábitat de preferencia son los arrecifes de coral. De este modo, puedes encontraros en torno a las islas Fiji o bien en la Gran Barrera de Coral de Australia. Otros lugares donde se le pueden encontrar es el oceáno Índico en las aguas pertenecientes a países como Tailandia, Birmania o Maldivas. Su presencia es posible también en el Mar Rojo. No puede encontrarse en el oceáno Atlántico por ser este demasiado frío para este tipo de pez.

Características físicas del pez payaso

Llega a alcanzar un tamaño de entre 5 y 13 centímetros de longitud. Presenta un tono anaranjado vivaz con tres franjas blancas que se delimitan por una delgada línea de color negro. Dispone de 5 aletas de forma redondeada, que mantienen el color naranja pero están acabadas con una franja negra. Tiene un orificio nasal a cada lado de la cabeza.

Poseen una característica membrana externa en su piel de carácter mucoso. La mucosa presenta una elevada concentración de lípidos y glicoproteínas. Los peces suelen presentar esta mucosa, pero en el caso del pez payaso su espesor es mayor, resultando una capa más gruesa. En la mayoría de peces dicha capa posee una sustancia que provoca los ataques de las anémonas. Los peces payaso carecen de dicha sustancia, de modo que son inmunes a las picaduras de estas, además de a las que pueden provocarles peces tóxicos. Otras funciones de esta capa son el mantenimiento del equilibrio endógeno, protección contra bacterias y ayuda a la hora de formar un nido.

Diferencias con otras especies parecidas

Los no expertos pueden confundir fácilmente a las distintas especies de pez payaso. Pero en sí, esta subfamilia puede confundirse con Anemonefish Spinecheek también conocido como pez de mejilla espinal. Para diferenciarlo de nuestro protagonista, el Anemonefish Spinecheek varía en su color del rojo al marrón, dispone de dos franjas de un color blanco pálido, pero a ambos de la cara y no en el cuerpo como en el caso del payaso. En su torso tiene otra raya blanca que le recorre la espina, de ahí su nombre. 

Comportamiento del pez payaso

comportamiento del pez payaso

 

 

Esta especie tiene como hogar predilecto las anémonas, con las que mantiene una relación de simbiosis. Las anémonas son unos organismos que se alimentan de peces. Inducen con sus tentáculos una picadura que resulta tóxica para los peces, de modo que quedan mermadas sus capacidades y la anémona puede alimentarse de ellos. Los peces payaso en su cubierta externa carecen de la sustancia que atrae a los tentáculos de la anémona, de modo que son inmunes a la picadura de esta. Para los peces payaso esta relación estrecha con sus hogares tiene múltiples ventajas. Al resultar un entorno tóxico para el resto de seres del mar, están protegidos de sus depredadores. Otras teorías apuntan a que la inmunidad del pez payaso a la anémona no se debe a su membrana externa sino a los movimientos que realizan que indican a planta que no son un elemento del que puedan alimentarse. Esta teoría se fundamenta en que las crías de pez payaso no disponen de membrana mucosa y sin embargo no son picados por las anémonas.

La relación con las anémonas es de simbiosis lo que significa que ambas partes reciben un beneficio de esta interacción. La contribución de los peces payaso a estas plantas es el mantenimiento de su salud ya que ingieren los parásitos que rodean a esta. Los peces payaso se instalan en una de estas plantas en pequeños grupos formados por una hembra, un macho o dos que será el que fecundador o fecundadores y las crías resultantes. Defienden su anémona durante toda la vida no alejándose demasiado de ella a lo largo de su vida. Pueden ser agresivos con otros peces payaso que intenten tomar para si su anémona.  Actuará de la misma forma si un buceador se acerca a su hogar.

Quizá lo más curioso del pez payaso es que se organizan en matriarcados, ya que normalmente el pez dominante es hembra y distribuye a todos los demás.

Alimentación del pez payaso

alimentacion del pez payaso

 

 

Además de los parásitos de la anémona se alimentan de todos aquellos restos que esta le provee. De esta manera se entiende al pez payaso como un ser oportunista. Se alimenta de los restos de peces no ingeridos por la planta anfitriona o bien de los excrementos de esta. También suele consumir plancton, moluscos y crustáceos. Otra gran fuente de nutrientes son los tentáculos muertos de la anémona.

Son peces jerárquicos dentro de su sistema familiar, de modo que los peces de mayor rango pueden alejarse del hogar para buscar comida. Sin embargo estos viajes son de poco recorrido. Los peces de jerarquía superior consumen mayor cantidad de comida y apenas dejan para los más pequeños. Estos para sobrevivir deben limitar la cantidad de energía que consumen, aprovechando mejor los pocos nutrientes a los que tienen acceso. Esta es la explicación de porqué estos peces de menor rango no se aventuran a salir a buscar comida, pues no disponen de la energía que sería requerida para este fin. Por el contrario, estos peces habitualmente suelen quedarse en la anémona durante toda su vida.

Reproducción del pez payaso

reproduccion del pez payaso

 

 

Son animales que se reproducen a través de huevos de fecundación externa. Son hermafroditas, aunque de la forma que imaginamos a priori. Sucede que cuando son alevines, es decir, crías, son del género masculino. Durante su crecimiento si se dan las condiciones adecuadas pueden cambiar su género al femenino. El ejemplar de mayor rango dentro del pequeño clan suele cambiar su género a femenino y distribuye a los miembros del grupo. La asociación familiar se organiza por pequeños grupos. De esa manera, en un grupo se pueden identificar los machos y la hembra observando su tamaño. El pez mayor será la hembra. Cuando esta fallece, el pez macho dominante, de menor tamaño que ella, cambia su género a hembra, creciendo y pasando a asumir las funciones de matriarca del grupo.

Los peces payaso son monógamos. De entre todos los miembros del grupo, las hembras eligen a un macho al que darán la oportunidad de aparearse con ellas, convirtiéndolo en el segundo miembro con poder del grupo.

La reproducción comienza cuando las aguas suben de temperatura. Al habitar en aguas tropicales, la reproducción puede suceder en todas las épocas del año. El macho prepara el lugar donde tendrá lugar la reproducción, usualmente elige un lugar plano cercano a la anémona. La hembra cerca de alguna noche de luna llena coloca allí los huevos. Una vez puestos el macho procede a fecundarlos. Una vez fecundados, hembra y macho fecundadores cuidan de los huevos, ventilándolos con agua fresca moviendo las aletas en torno a los huevos para conseguir oxigenarlos. Esto sucede en durante 5 o 7 días de media. Los peces payaso eliminan aquellos huevos que están en mal estado. Una vez pasada esta semana de gestación los pequeños alevines de pez payaso salen de los huevos en la noche para intentar evitar a los depredadores.

Ciclo de vida del pez payaso

Al nacer los pequeños alevines se alejan de la anémona rumbo a la superficie del agua. En esta etapa se alimentan principalmente de plancton. Una vez crecen, buscarán una anémona a la que asociarse donde permanecerán el resto de su vida. Los peces solo pueden convertirse en machos si cuando buscan una anémona alguno de sus congéneres de mayor edad está disponible y los elige para la reproducción. Después, la oportunidad de los peces no diferenciados llegará cuando deban sustituir al macho dominante, momento en que desarrollarán las gónadas. Digamos que el desarrollo genital de los peces payaso está supeditado a la posibilidad de reproducción.

Su esperanza de vida es de hasta 15 años cuando se encuentra en libertad. En cautiverio su vida se puede acortar cinco años, dependiendo de los cuidados que se le den.

Depredadores

depredadores

 

El pez payaso vive tranquilo con respecto al ataque de un depredador. Se debe principalmente a la protección que le brinda habitar en una anémona. Cualquier pez más grande puede ingerir al pez payaso si se da la oportunidad.

Relación con el ser humano

Su conservación ha sido sencilla debido a varios factores. Principalmente, el motivo es que su carne no es válida para el consumo lo que durante mucho tiempo le salvó de la pesca masiva. Sin embargo, dada su actual popularidad esto ha comenzado a producirse y no es raro encontrárselo en peceras de todo el mundo.

Hay que entender que el pez payaso vive con dificultad si no dispone de una anémona. A fin de suplir esta carencia necesaria para su supervivencia en acuarios de agua salada, se han explotado los arrecifes de todo el mundo. Esto de forma directa afecta a los peces payaso que viven en libertad, pues se les priva de su tan querido hogar. De esa manera, actualmente la cantidad de pez payaso en los mares abiertos es un tema que debería cuidarse mediante restricciones en la pesca y a través de la concienciación del gran público, pues es de asumir que si disminuye la demanda, la pesca disminuirá. Podemos imaginar que el daño a los arrecifes producidos por la contaminación y el cambio climático afecta seriamente a este tipo de especies.

Dado su atractivo, así como de su hábitat (los arrecifes) son reclamo para practicantes de buceo y snorkel. Los peces payaso no nadan muy profundo, de modo que es sencillo encontrarlos en los lugares adecuados practicando estas disciplinas. Los gobiernos han comenzado a proteger a los peces payaso mediante la restricción de la pesca, prohibiendo la retirada anual de un número superior al establecido por las autoridades, así como los métodos de pesca para que no sean demasiado agresivos. Estas medidas se han tomado a fin de poder proteger las actividades económicas que rodean a estas actividades deportivas así como a una de las fuentes principales de turismo en esos lugares.

La cantidad de peces payaso es todavía elevada y por estos motivos aún no se encuentran entre las especies en peligro de extinción.

El acuario del pez payaso

acuario del pez payaso

 

 

Para que un pez payaso pueda vivir en condiciones adecuadas en cautividad es esencial preparar un acuario que simule las condiciones de vida que el animal tiene en su entorno natural. Dado que el entorno por naturaleza del pez payaso es el arrecife, esto es lo que debemos recrear.

Los peces payaso viven bien en acuarios con capacidad para 50 litros. De todas maneras, se pueden hospedar en un acuario más pequeño aunque hay que tener en cuenta que, si se elige esta opción, requiere de un mayor mantenimiento. Son animales que se adaptan bien a la vida en cautiverio por lo que son recomendados para un novato.

Si vamos a construir un acuario para una pareja de peces payaso, opción recomendada para empezar, debemos tener en cuenta principalmente el tamaño del acuario y la recreación del hábitat. Vamos a pararnos especialmente en estos puntos ya que son indispensables para su supervivencia. Para una vida cómoda del pez el acuario debe contar con una capacidad de entre 90 y 120 litros. Recuerda que cuanto más grande, mejor, esa es la norma general. Para muchos expertos la pecera debe tener forma cúbica, por ejemplo aquellos de medidas 45x45x45. El mejor material es simple cristal, sin elementos de plástico o decoraciones que solo dificultan su limpiado. Coloca tu acuario en un lugar resistente como un armario para evitar desastres y descuidos. Mantén tus herramientas cerca para que sea más fácil el mantenimiento de tu pequeño oasis.

Recrear el hábitat de un pez payaso

recrear el habitat de un pez payaso

 

Primero, no debemos olvidar que el pez payaso vive en el océano, es decir, es un pez de agua salada. La construcción de un acuario de calidad siempre pasa por un proceso previo de planificación, selección razonada y construcción previa que puede llegar a durar meses. No es bueno aventurarse de forma impulsiva en este proceso, estamos hablando de la vida de unos seres vivos que podrían acompañarnos durante 10 años.

Como paso secundario debemos pasar por el proceso de ciclado del agua. No solo es necesario contar con un acuario lleno de agua y un filtro que mueve ese agua. Esto no resulta funcional para los peces y no podrá sostener la vida en su interior. Debemos dar tiempo a nuestro filtro para que comience a transformar los elementos tóxicos para los peces presentes en el agua en elementos menos tóxicos y hasta en algunos casos en elementos que pueden nutrir a nuestros peces. Si no pasamos por el ciclado del agua nos arriesgamos a que el pez fallezca bien por estrés de no estar en un medio adecuado para él, bien por intoxicación o desnutrición. Para los peces payaso un buen filtro es la esponja.

Al colocar elementos rocosos estos deben estar alejados de las paredes de cristal y en una disposición que favorezca su llegada desde las corrientes de agua que se generan dentro del acuario. Para medir las corrientes dentro de tu acuario puedes soltar un papel dentro de la pecera y ver como se mueve dentro del mismo para conocer donde debes situar estos elementos.

En la recreación del ecosistema coralino deberemos introducir elementos de calidad, cuidando especialmente el sustrato de la pecera, la temperatura del acuario, los elementos rocosos o decorativos, la calidad del agua y su filtrado. Podemos plantearnos introducir en el acuario una anémona, pero debemos saber que su mantenimiento es mucho más exigente que el de los propios peces, de modo que si no es experto no es recomendable. Elige rocas que provengan del océano Pacífico para los acuarios de pez payaso.

Los cuidados del agua del acuario del pez payaso

Debemos ser especialmente cuidadosos y constantes con los cuidados del agua de nuestro acuario. Al ser un sistema cerrado, los desechos se van acumulando. De este modo no solo es recomendable un buen sistema de filtrado sino también los cambios periódicos del agua del acuario. Un sistema de filtrado que ha revolucionado la acuariofilia son los espumadores. Basados en el método Berlín, estos filtros eliminan la materia orgánica de nuestros acuarios mediante la espuma generada, imitando lo que ocurre en la naturaleza donde son las propias olas las que eliminan los desechos. En el mar, los desechos viajan en la espuma del mar y, como bien sabes, esta espuma es depositada en la playa de forma constante. Si te decides por este sistema no necesitarás filtro como tal y podrás despreocuparte porque requieren poco mantenimiento. En este sistema la materia orgánica de deshecho se adquiere a las burbujas que se forman y estas asciendes a la superficie unidas en forma de espuma. Una vez en la parte superior pasan a un depósito que se va llenando de estos desechos y que podremos ir desechando de vez en cuando.

Los elementos rocosos también nos ayudarán al mantenimiento del agua pues contienen bacterias que ayudan a este fin. De modo que debemos cuidar la calidad de los elementos decorativos que introducimos en el acuario de modo que se encuentre libre de elementos nocivos para el acuario y sea portadora de vida beneficiosa y simbiótica para el acuario.

En cuanto a la temperatura, jamás debe sobrepasar los 27 grados Celsius ni estar por debajo de los 24. Debemos comprobar constantemente estos parámetros para evitar catástrofes mayores.

No olvides que el agua debe estar en movimiento y generar suaves corrientes. Además de recrear con exactitud las condiciones de su entorno natural favorecemos que todos los desechos se muevan y no se queden acumulados en lugares del acuario, contaminando el entorno. Para esto te ayudará enormemente una bomba de agua.

Luz para el pez payaso

Los sistemas coralinos requieren de luz azul o actínica. La iluminación en el caso de desear mantener una pareja de peces payaso no es compleja, pero sí debemos cuidarla. Debemos simular las condiciones de luz y oscuridad presentes en la naturaleza, el día y la noche. Respetando el fotoperíodo ayudaremos a la adaptación de los peces a este nuevo entorno. Podemos marcar un período de luz de unas 10 horas para el resto ser oscuridad. De este modo favorecemos el descanso y la actividad correcta de los habitantes de nuestro acuario evitando que desarrollen estrés.

La relación del pez payaso con otros peces del acuario

La relación del pez payaso con otros peces del acuario

 

A la hora de plantearse añadir otras especies al acuario debemos tener en cuenta un concepto denominado “carga biológica”. La carga biológica se refiere a la materia orgánica producida por los habitantes de un ecosistema. Si entendemos nuestro acuario como un ecosistema aislado, y de hecho lo es, los desperdicios (escamas, desechos) que los propios peces y plantas del acuario producen cambian las condiciones del agua y esto puede llegar a ser tóxico para todos los peces del acuario si se descompensa demasiado. Debemos tener en cuenta que existe una relación directa entre el número de seres vivos presentes en el acuario y la carga biológica, de modo que a más seres presentes en nuestro ecosistema particular mayores desechos producirán y por tanto, más deberemos cuidar los parámetros del agua.

Si uno es novato en cuanto al cuidado de peces se refiere es mejor ser comedido y simplificar al máximo el número de criaturas que se introducen en el acuario. Siempre hay que buscar el equilibro entre todos los seres que habitan estas particulares aguas. Un error muy frecuente de novatos es llenar el acuario de criaturas. La carga biológica que se genera es insostenible para los seres vivos que habitan de modo que pueden ocurrir reacciones inesperadas, como puede ser la explosión de las algas presentes. Esto puede detectarse por el color verdoso en el agua. Como norma general deberemos buscar que en el agua haya la menor proporción posible de nutrientes, ya que así sucede en el entorno natural. Pensemos que el mar es inmenso, y que la cantidad de agua presente en él es enorme, por ello aunque viven en él una cantidad inimaginable de seres vivos el equilibrio es posible, pues tal cantidad de agua distribuye la carga biológica de forma sostenible. En un acuario siempre el número de litros de agua será menor y por tanto más difícil de manejar. Este es el motivo por el cual hablábamos antes sobre que es más sencillo mantener un acuario mayor que uno menor.

Unos buenos acompañantes para una pareja de peces payaso son los invertebrados. Elige aquellos que sean resistentes y que aporten estéticamente a tu conjunto.

Paso a paso de la construcción de un acuario de peces payaso

  1. Debemos lavar con agua dulce los cristales del acuario, buscar un lugar para él procurando que esté lejos de posibles incidentes, donde podamos tener cerca los materiales de mantenimiento de la pecera y por supuesto, un lugar desde donde podamos disfrutar de su belleza.
  2. Es el momento de colocar el espumador y el control de la temperatura (calefactor o refrigerador o ambos) aunque, lógicamente ya que no hemos puesto agua aún, no se conectan.
  3. Se llena el estanque de agua dulce para los que se añaden aditivos a fin de recrear un agua salada. Este agua sintética debe ser de procedencia osmótica. Este agua artificial no contiene elementos tóxicos, podemos controlarla de forma eficaz sin mayores esfuerzos.
  4. Colocaremos todo el equipo incluyendo la luz, la bomba de agua, los filtros y calefactores. Ponemos en marcha para observar su funcionamiento general y haremos los cambios necesarios. Tras una prueba, dejaremos el agua en reposo.
  5. Debemos seguir las indicaciones del fabricante del agua sintética y realizar las mediciones del agua que nos piden y realizar los ajustes que nos recomiende.
  6. Deben pasar varios meses hasta que el proceso de ciclado se cumple en esta primera agua que hemos creado, de modo que hasta que este período no se cumple es importante no olvidar que el agua no es habitable.
  7. Podemos añadir elementos como rocas al acuario. No deberemos añadir más de 125 gr de roca por litro. Para ayudar lo máximo posible a la limpieza del acuario pondremos la mayor cantidad de roca posible. Crearemos un circulo de rocas en el centro y añadiremos otros elementos rocosos en otros lugares de la pecera.
  8. Disponemos de un sustrato de calidad, como puede ser la argonita. Otra opción es poner una plancha de polipropileno en el fondo, aunque esto puede restar al conjunto estético del acuario.
  9. Ponemos de nuevo en funcionamiento los sistemas y esperamos unos días hasta que el agua quede cristalina.
  10. A la hora de añadir a los seres vivos debemos cuidar que han pasado unos 6 meses desde que introdujimos el agua. De esta manera estará llena de materia y vida microscópica adecuada y propicia para los peces payaso. Podemos añadir a los primeros animales cuando aparecen algas en nuestro acuario. Lógicamente serán los herbívoros que pueden alimentarse de ellas. Es buena idea comenzar con los invertebrados ya que tienen poca carga biológica y esperar a ver qué tal se ajustan a su nuevo medio antes de introducir a nuestros protagonistas.

Cuidados diarios del acuario del pez payaso

  • Medir la cantidad de nitrato
  • Comprobar temperatura
  • Semanalmente debemos medir el pH
  • Cambiar el agua cuando el nivel de nitrato supere las 20 partes por millón.
  • Añadiremos agua osmótica a medida que se va evaporando del acuario. Conoceremos de cuánta agua osmótica disponemos usaremos el hidrómetro y añadiremos despacio y con cuidado el agua según marque el fabricante.

Elegir al pez payaso para mi acuario

Recomendamos adquirir los peces de acuario de criadores profesionales o, si no se tiene esta opción, de tiendas de animales. No coloque en un acuario esos peces que han sido pescados de su lugar de origen. El motivo es doble, por un lado si elegimos al animal separado de su hogar fomentamos la pesca masiva y por tanto la destrucción de un elemento ecológico de gran valor para la Tierra como son los corales y por otro, nos arriesgamos a que el pez contenga bacterias o elementos en su recubierta mucosa que puede resultar tóxica para él y el resto de sus compañeros de acuario en el futuro. Recordemos que en el acuario el agua permanece prácticamente estanca de modo que los riesgos de introducir elementos no controlados es sufrir inesperadas consecuencias y la desilusión que produce tirar por tierra todo el trabajo anterior que hemos hecho.

Alimentar al pez payaso de acuario

El pez payaso tiene instinto cazador, de modo que deberemos distribuir la comida por el acuario de modo que pueda buscar su propia comida y mantener así el estrés a raya. Como alimento podremos darle pequeños crustáceos, mejillones, gambas peladas o calamar. Podría ser interesante introducir hígados de pollo o pienso vivo o muerto.

Reproducir peces payaso

reproducir peces payaso

 

Ya hemos hablado de que estos peces son sencillos de mantener. Esto también se cumple en el caso de la procreación.

Una vez pasa un año desde que los peces están en el acuario, siempre que la pareja esté libre de estrés, disponga de adecuadas condiciones ambientales y de correcta alimentación comienzan los rituales de apareamiento. A la hora de elegir a nuestra pareja cuidaremos que no sean parientes. Al huir de la endogamia evitaremos los nacimientos con defectos que harán más complejo el cuidado de los pequeños. Lo más sencillo es elegir a los peces en distintos criaderos. Para estimular el comportamiento reproductivo subiremos un poco el agua del acuario e introduciremos en él alimento vivo. Veremos que uno de los peces comienza a preparar un espacio liso propicio para colocar los huevos. La hembra pone los huevos allí y el macho los fertilizará. Podemos ver si los huevos son adecuados o no atendiendo a su color, que debe ser de un intenso color naranja. Los peces podrán poner huevos cada 15 días una vez se han animado a una primera crianza. Para favorecer la puesta podemos disponer en el acuario de un lugar liso y similar a una cueva. Algunas buenas ideas por su practicidad es usar una maceta o un plato para este fin.

Los padres se encargarán perfectamente de la puesta de los huevos. Una semana después, veremos a los pequeños nacer.

Cuidado de las crías de pez payaso

cuidado de las crias de pez payaso

A la hora de producir más peces payaso, debemos generar una estricta rutina de cuidado de los pequeños alevines. Por ello, antes de plantearnos la crianza debemos pensar si contamos con la motivación y tiempo suficiente para el fin.

 

Una vez nacen las larvas debemos separarlas del acuario en el que están sus padres, para evitar ser devoradas. Esta alimentación muchas veces sucede por parte de los propios progenitores. Un truco es imitar a la naturaleza en este proceso, apagar las luces y entonces retirar a los alevines de las aguas. De esa manera evitaremos la depredación sobre las pequeñas.

Como podrás imaginar debemos tener preparado de antemano otro acuario para la cría. Como norma general debe ser ovalado, de paredes opacas y cumplir las mismas características de calidad del agua que tendrían los adultos. La alimentación hasta las 12 semanas de vida debe ser a base de plancton. Después, podemos optar por el invertebrado Brachionus considerado el mejor alimento para larvas de pez payaso. El alimento debe ser siempre vivo y proporcionarse de forma constante. Siempre debe ser lo más nutritiva posible. Tras este período pueden consumir alimentación como los adultos.