Pez León

pez leon peces bonitos

Pez León

Este magnífico ejemplar ha sido denominado de forma errónea durante mucho tiempo pez escorpión al asemejar ambas especies animales por sus peligrosas picaduras. Este tipo de animal evoluciona dominando aguas que no las suyas de forma nativa, resultando un problema medioambiental al tratarse de algo similar a una plaga y al suponer un peligro para la salud de las personas si entran en contacto con sus toxinas.

Dónde encontrar un pez león

Se les ha divisado en multitud de lugares del mundo y se espera que esta tendencia siga al alza. Puede encontrarse en costas tan alejadas como las de África, Japón, Australia y el Pacífico Occidental. Últimamente se sabe que ha llegado a costas Americanas provocando algunos alternados en Florida donde picó a un submarinista que es estuvo en serio peligro de muerte. Se ha reportado su llegada al mar Mediterráneo por lo que las autoridades recomiendan precaución dadas sus características medioambientales. Puede habitar hasta profundidades de 120 metros.

Características físicas

caracteristicas fisicas del pez leon

Las llamativas rayas rojas de sus costados y aletas suponen una de las señas de identidad de este pez. Dispone de unas largas antenas de color rojo, blanco y negro. Vemos como sus aletas se componen de espinas sin apenas tejido entre ambas. De hecho, solo dispone de una conexión entre las espinas y en sus aletas pectorales donde tiene una membrana decorada con puntos negros que simulan ser unos ojos. Encima de los ojos tiene dos espinas de colores oscuros decoradas a bandas que da el aspecto de tener cuernos o antenas.

El tamaño medio del ejemplar suelen ser unos 50 centímetros.

Comportamiento

Es un animal de talante solitario y que gusta de explorar los fondos, sobre todo cuando vive en cautividad. Es un animal de vida nocturna, resguardándose durante el día en cuevas o recovecos permaneciendo escondido y descansando. Sin embargo, cuando no hay luz comienza su verdadera actividad y se dedican a la caza.

Su modo de caza es muy particular, ya que nunca pierden de vista su escondrijo al que en seguida conducen a la víctima y la arrinconan. De esta manera se evitan que otros seres se aprovechen de su éxito. Sus alimentos favoritos en libertad son los camarones y los cangrejos, mientras que en su vida en cautividad prefieren los peces vivos. Podemos imaginar qué supone esto para el resto de habitantes de nuestro estanque particular, de modo que debemos elegir y construir con cuidado el acuario de nuestra nueva mascota.

Alimentación

alimentacion del pez leon

Eminentemente carnívoro, una de sus particularidades más estudiadas es su método de apresar alimento, no tanto por el método sino a modo que estudiar mejor las características de su veneno. Si uno de los radios de su aleta superior o dorsal, algunos de la parte inferior o ventral y los que se encuentran en la aleta anal o posterior se introduce en tu piel o en la de alguna de sus víctima se inoculará dentro de él su veneno. La posibilidad de inocular la sustancia es elevada ya que se filtra a través de 18 de sus espinas. Estas picaduras pueden producir desde heridas dolorosas hasta la parálisis respiratoria, cardíaca y fiebre en personas alérgicas a su toxina, siendo muy peligrosos estos síntomas cuando se está buceando. Es por ello que se recomienda nunca alejarse del grupo de otros submarinistas para poder actuar con rapidez ante este tipo de eventualidades.

En su caza usa el camuflaje y sus rápidos reflejos para picar a las víctimas y hacerse con ellas.

La picadura del pez León

Realmente el veneno de este animal no suele ser peligroso para los seres humanos, pero debemos tener cuidado pues puede ser muy fastidiada para aquellos que sean alérgicos. Normalmente no solemos conocer de antemano si somos propensos a sufrir reacciones graves a este tipo de sustancia pues no es común en nuestro día a día.

Tanto si somos sensibles o no, esta picadura será dolorosa y producirá un pequeña hemorragia interna dentro de nuestra piel que debemos vigilar. Estos síntomas pueden alargarse en el tiempo varios días.

Si se produce una picadura durante la práctica de buceo, lo que deberemos hacer es informar rápidamente a nuestros compañeros o instructores, a las personas que están a nuestro alrededor. De forma inmediata se procederá a realizar la vuelta a la superficie de la manera habitual y sin prisas, por el bien de nuestra salud debemos conservar la calma.

Una vez en la superficie, limpiaremos la herida con abundante agua y retiraremos los aguijones con pinzas u otro material, pero nunca con la mano pues el veneno puede seguir presente. Si hay sangre, pararemos la hemorragia. Después la herida se introducirá en agua muy caliente (unos 40 ºC de temperatura) durante media hora. Si no mejora, entonces acudiremos al médico.

Pez león como plaga

pez leon como plaga

Su facilidad para sobrevivir en varios entornos ha resultado en una proliferación de estos seres en mares de todo el mundo. El problema de dicha situación es la voracidad del animal, que puede consumir grandes cantidades de comida, arrasando con sus compañeros de hábitat. De hecho, el pez León puede triplicar su tamaño únicamente comiendo. Se reproduce a un ritmo alarmante de 200 huevos por puesta en reproducciones frecuentes. Es un animal en lo alto de la cadena alimentaria de modo que consume a varios eslabones inferiores pero nadie lo consume ni lo depreda a él. Vamos a ver como la cocina y el consumo humano se está empezando a plantear como solución a este problema medioambiental.

Pez León en la cocina

pez leon en la comida

En algunas partes del mundo es un alimento realmente apreciado. De hecho, puede recomendarse su consumo debido a las propiedades del mismo y a que gracias a la pesca con fines gastronómicos se controla la plaga que supone este animal. La carne del pez es blanca y contiene mucho sabor. De este modo su presentación habitual es en ceviches, la tempura o en dados de pescado.

Por el veneno no hay preocuparse pues solo se encuentra en las espinas y nunca en la carne, a diferencia de lo que ocurre con el pez globo. De este modo, el cocinero deberá retirarlas con cuidado aunque debemos saber que tras 20 minutos fuera del agua, dicho veneno para a ser inocuo.