Pez ídolo moro

pez idolo moro

Pez ídolo moro

Un pez realmente bello y deseado en los acuarios de todo el mundo. Sin embargo no es un pez sencillo ni, por tanto, recomendable para principiantes. Esto se debe a sus particulares condiciones de conservación, cuidado de su salud emocional y compleja alimentación. Sin duda, disponer de este pez en nuestro acuario no sólo es un placer, sino también todo un honor al sabernos ya expertos en la materia de la acuariofilia al haber podido conservar a este ser tan delicado. Es otro de los peces que ha ganado mucha popularidad tras el estreno de la conocida película Buscando a Nemo ya que un pez de este tipo es uno de los protagonistas del filme.

Origen de su nombre

Esta es la única especie del género zanclus. Así mismo cuenta con su propia familia, la denominada zanclidae. 

Hábitat

Vive en los bosques coralinos del oceáno Pacífico, tanto en la costa oriental como en la occidental, pudiéndolo encontrar sin duda en Nueva Zelanda, pero también en costas de América Latina. Puede vivir en aguas más turbias o cristalinas siempre que pueda disponer de alimentos a su medida. Pueden vivir en profundidades de hasta 100 metros.

Características físicas

caracteristicas fisicas del pez idolo moro

Dispone de un cuerpo en forma de disco, es decir, comprimido lateralmente. En su pequeña boca alargada tiene bastantes dientes finos y largos. En su espina dorsal observamos un largo filamento que ha sido comparado con un látigo. Sus ojos son saltones y con gran presencia de la córnea.

Su color base es el blanco, presenta tres líneas negras verticales que van disminuyendo de grosor de cabeza a cola, progresivamente. Una mancha amarilla se encuentra entre la segunda y última línea negra así como en la parte que rodea a su boca.

El tamaño que pueden alcanzar de 23 centímetros aunque se han observado casos que han llegado a medir 30 cm de longitud. Cuenta con 7 espinas dorsales y 3 anales, y en cuanto a sus radios blandos, presenta 3 dorsales como máximo y 37 anales.

Diferencias con otras especies

Debido a la distribución de colores y a la similaridad en la espina dorsal, el pez ídolo moro suele ser confundido con otras dos especies, normalmente con el heniochus diphreutes y el heniochus acuminatus, también conocido como pez del coral. Estas especies no cuentan con la característica mancha amarilla en la parte posterior del cuerpo ni en la parte anterior del morro. La forma de la boca no es la misma, y no la tienen alargada y  en forma de tubo. Los ojos saltones de nuestros protagonistas están cubiertos con una mancha negra de la que los otros no disponen.

Alimentación

Eminentemente hervíbora, aunque en ocasiones puede consumir plancton y algunos moluscos de pequeño tamaño. En libertad, usa su particular boca para rebuscar entre los huecos de rocas su alimento. La base de su alimentación son principalmente las algas y algunas pequeñas esponjas.

En cautividad será bueno disponer de alga seca e incluso preparados de espirulina. De hecho estos compuestos actuarán a modo de complemento de su dieta. También tendremos que añadir proteínas en forma de camarones, calamares o de otros pescados blancos. Observaremos que una vez se aclimitan al acuario comen con bastante voracidad.

Comportamiento

comportamiento del pez idolo moro

Normalmente en su etapa adulta viven de forma solitaria, o bien formando parejas o tríos. En ocasiones se han avistado bancos enteros de la misma especie viajando juntos.

En cautividad, un período bastante crítico para el pez es el traslado entre peceras, desde el criadero hasta el hogar, por ejemplo. Esto supone un verdadero trauma para el animal. Se recomienda que este traslado sea breve y corto en el tiempo o podrá fallecer en el proceso o incluso negarse a comer tras esa vivencia, comprometiendo gravemente su salud.

Reproducción

Son peces entre los que no hay diferencias apreciables entre los machos y las hembras, debiendo acudir a un profesional si deseamos conocer esta información, por ejemplo, para evitar agresiones entre machos por el territorio.

Su etapa de larva es bastante larga, y solo son considerados peces jóvenes cuando ya miden 7 cm de longitud. Este período de crecimiento tan largo es el que ayuda a su amplia distribución a lo largo de los países, permitiendo la adaptación de los individuos. Otra de las consecuencias de ello es que  los colores del animal no varían de entorno a entorno, siendo siempre estables.

Un dato de extrema relevancia para la acuariofilia es que aún no se ha conseguido su reproducción en cautividad.

Cuidados en el acuario

cuidados en el acuario del pez idolo moro

El tamaño del acuario adecuado para este caso es de 200 litros por pez de esta clase. Esto se debe a la actividad de este animal en su búsqueda de alimento. Tendremos que proporcionarle agua que sea posible nadar para cuidar de su salud mental.

Debemos tener especial cuidado con las condiciones del agua en las que vivirá este animal. Son especialmente sensibles a parámetros como el nivel de amoniaco de forma que deberemos sustituir el agua de forma parcial con una frecuencia semanal. Debemos disponer de un buen número de rocas vivas que simulen el arrecife donde vive de forma natural así como de una iluminación de color azul siempre disponible y a buena potencia a fin de que afloren de forma natural las algas de las que se alimenta. La temperatura ideal ronda los 22 grados Celsius, con un pH más bien neutro en torno a valores de 8 y una densidad que mínimo marque un valor de 1.020 y que no se supere en más de 5 puntos. Si queremos que nuestro pez sobreviva tendremos que realizar los ajustes y los cambios de agua de una forma especialmente cuidadosa dada su alta reactividad a estas variaciones. Desde luego, también deberemos considerar con cautela introducir nuevas decoraciones o formas de vida en la pecera. Es por este motivo que esta clase de pez solo se recomienda a expertos cuidadores de peces.

Como puede deducirse de esto, será mejor introducir al pez en un acuario ya maduro donde hayan proliferado las algas y donde se encuentren compensados los valores del agua y sustrato. Son sociables con otras especies, aunque no con miembros de su mismo clan, de modo que si deseamos un acuario de solo este tipo de peces debemos asegurarnos de que todos ellos tienen un tamaño similar y en todo caso grande para evitar ataques entre ellos.