Pez Cofre

pez cofre peces bonitos

Pez Cofre Amarillo

Hoy conoceremos a uno de los habitantes más particulares de los océanos, el pez cofre. Decimos más curiosos debido a, como habrás podido imaginar, su aspecto físico. Puede recordarnos, en cierto modo, al pez puffer. Este pez tiene una serie de características que hacen que solo recomendemos su cuidado en la pecera a los amantes de los acuarios que ya tengan experiencia. Dada su sensibilidad a determinadas enfermedades necesita de una agua en unas condiciones excelentes. No solo eso, su salud mental es fundamental ya que si se siente estresado puede desprender sustancias tóxicas.

Hablemos ya de este magnífico ejemplar.

Hábitat del pez cofre

habitat del pez cofre

El pez cofre como tanto otros de coloración impresionante es natural de los arrecifes. No suelen descender más allá de los 50 metros de profundidad. Son originarios de las aguas de países como Hawaii, Australia, Japón y otros países del Indopacífico o incluso en las del mar Rojo. Los podemos encontrar tanto en el mar como en algunas lagunas de agua salada que imitan las condiciones de los corales.

Características físicas

Como su nombre indica, podemos decir que su cuerpo tiene una forma rectangular o de “cofre”. En vez de escamas tienen unas placas del mismo material que forman los huesos que se arman de forma conjunta al esqueleto formando una estructura unitaria cuyos únicos huecos son los orificios como la boca, el ano, las aletas y branquias y los ojos.

Observamos como sus aletas son pequeñas a comparación con el resto de su cuerpo lo que puede hacer en ocasiones (sobre todo si su tamaño va aumentando) que su nado sea más bien torpe.

En cuanto a su coloración, cuando son jóvenes presentan un color base en su cuerpo amarillo brillante y unos definidos puntos negros a lo largo de todo él. El color amarillo tan llamativo se va tornando más suave según van cumpliendo años y acaba por ser de una tonalidad más bien mostaza. Del mismo modo ocurre con los puntos negros que más bien van pasando a marrón. Al llegar a la edad adulta, este amarillo se vuelve azul o incluso blanco o grisáceo según la zona del océano en la que se encuentre. Encontraremos el amarillo aún cuando es un pez adulto en las uniones de sus aletas con su cuerpo. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la coloración tan llamativa en peces que viven en los arrecifes se debe a un sistema de comunicación que se establece entre los habitantes de este hábitat. Sin embargo, en este caso, estos colores advierten a los demás animales de que el pez cofre es venenoso.

Etapas de desarrollo de un pez cofre

etapas de desarrollo de un pez cofre

El ciclo de vida de un pez cofre se determina en referencia a su tamaño. De este modo se considera que un pez cofre es joven mientras no alcance los 8 centímetros. Cuando se encuentre entre estos valores pero con una longitud menor a 25 centímetros se contabiliza como una especie de “pre-adultez” del pez, algo así como la adolescencia en humanos. Tras alcanzar los 25 centímetros ya pasan a la edad adulta. Lo más habitual es que alcancen los 50 centímetros en libertad aunque se han encontrado ejemplares de un tamaño cercano a los 200 metros de longitud. No debemos temer, pues los ejemplares de nuestro acuario no pasarán los 25 centímetros de modo que podremos disfrutar de su particular coloración amarillenta en nuestro hogar durante todo su período de vida.

Reproducción de los peces cofre

Primero hablaremos sobre las diferencias entre los géneros. Aparentemente podemos observar algunas como el mayor tamaño y coloración de los machos con respecto a las hembras. Los machos, además, en su etapa adulta presentan una protuberancia en la parte superior de la boca. Es interesante señalar que no se ha conseguido hasta la fecha que estos peces se reproduzcan en cautividad. No esperaremos que lo hagan, lógicamente, dentro de nuestra pecera.

Alimentación de un pez cofre

alimentacion de un pez cofre

Este pez es omnívoro. En libertad consigue alimentarse a base de vegetales como algas pero también de proteínas de origen animal como otros peces pequeños, insectos, esponjas, moluscos y crustáceos pequeños. Será positivo para su salud mental que pueda mantener estas condiciones dentro de nuestra pecera, de modo que le proporcionaremos pequeños crustáceos frescos y algas tres veces al día. Si no disponemos de estos productos podemos probar con la artemia en seco que venden en las tiendas. Para poder facilitarnos la tarea de la alimentación un buen consejo es colocar algas dentro de la pecera de modo que el propio animal pueda alimentarse de ellas cuando lo desee.

Cómo se comporta el pez cofre

De jóvenes suelen esconderse en las grietas y huecos del arrecife así como bajo las ramas u hojas de algunas plantas acuáticas. En estas edades, suelen vivir en grupos pero esta es una forma de vida que cambia al llegar a adulto momento en el que pasa a ser solitario llegando a internarse en aguas más profundas no necesitando tanto de los escondites. El pez es venenoso, método que utiliza a fin de poder defenderse de los depredadores. Cuando alcanza un nivel considerable de estrés, puede desprender una sustancia conocida como ostracitoxin, aniquilando a todos los seres que se encuentren a su alrededor. La acción de esta toxina es contaminar el agua en la que se encuentra. Pero no solo eso, dicha sustancia hace que la carne de este pez sea tóxica de modo que tampoco es apta para su consumo

El pez cofre en el acuario

el pez cofre en el acuario

 

Sobre las condiciones del acuario del pez cofre, intentaremos mantener siempre una temperatura cálida, un pH más bien alcalino con valores de 8 y una densidad estándar para un acuario que imita el arrecife. Cuidado con colocar coral pues este pez lo mordisqueará en busca de alimento, tendremos este hecho en cuenta si el coral era, en nuestro plan, un elemento ornamental principal de nuestro acuario. En cuanto a su tamaño, al ser un pez tan voluminoso vamos a necesitar un acuario con una capacidad considerable de unos 500 litros por ejemplar de esta especie. Algo que sí cuidaremos especialmente a la hora de diseñar el estanque para estos peces es a la hora de colocar las corrientes que se generan dentro del mismo, permitiremos que existan algunas corrientes suave. Acompañaremos a nuestro pez cofre con animales que coman de forma lenta para permitirle que se pueda alimentar de forma correcta. En ningún caso pondremos en el mismo estanque un pez cofre y un molusco de pequeño tamaño pues el primero depredará al segundo y nos quedaremos sin una de nuestras preciadas mascotas.