Pez ángel

pez angel

Pez Ángel

Este es uno de los primeros peces conocidos por la ciencia humana. Una de las subespecies, el Zeus Scalaris, fue descubierto en 1823 y estudiado minuciosamente en Berlín. Esto marcó un hito en la historia de la ciencia natural que descubrió en el mar un amplio e inexpugnable campo de observación. La historia de este pez es fascinante, ya que casi un siglo después de su descubrimiento se introdujeron en el mercado de Estados Unidos volviéndose tremendamente populares a pesar de su elevadísimo precio. En los años 80 se establecieron en el estado de Florida las primeras granjas de peces ángel lo que favoreció el descenso de su precio y su paso a prácticamente todas las peceras del país. Esto tuvo un efecto curioso y es que, para atender a la numerosa demanda, no se llevaba un control estricto de las reproducciones de los peces en los criaderos, dado lugar a la aparición de hasta 35 mutaciones dentro de la especie. Estas son tan similares entre si que ni los propios criaderos ni los científicos más expertos son capaces realmente de diferenciar entre ellas.

Tipos de pez ángel

El pez ángel pertenece  al género pterophyllum. Dentro de este género existen tres subespecies de peces claramente reconocidas. Esto se debe a la amplia mezcla y endogamia que ha sufrido la especie, como hemos comentado anteriormente. Estos tipos son:

Pterophyllum Scalare

Pterophyllum Altum

Pterophyllum leopoldi

Origen de la nomenclatura

origen de la nomenclatura

 

En la primera descripción científica del pez se le otorgó el nombre de pterophyllum que en latín significa aletas como hojas. Desde luego este es un aspecto distintivo en el pez, que también se destacó en su nombre común. Las grandes aletas se asemejan a alas, lo que le valió su denominación de “ángel”. Estos peces actualmente llevan el apellido scalare atribuido porque su aleta superior tiene una forma ascendente similar a la de una escalera.

Dónde encontrar un pez ángel

En las aguas del río Amazonas en las del país Guayana y en general en toda América del Sur. Puede encontrarse en grandes ríos o en sus afluentes. Esto significa que este tipo de pez es de agua dulce, dato importante para su posterior crianza en cautividad.

Características físicas

caracteristicas fisicas del pez angel

 

Dispone de un cuerpo alargado y delgado ya que debe nadar entre aglomeraciones de algas y otras plantas que se aglutinan de forma compacta. La forma sería redonda, y nos podría recordar a la de un disco. El pez nada inclinado hacia arriba. Dispone de cuatro aletas (dorsal, ventral y pectoral) de alargado tamaño. De esta manera puede dar la sensación de estar ante un pez de mayor tamaño de lo que realmente es. Poseen unas aletas brillantes. Tiene un tamaño de entre 6 y 8 pulgadas de longitud

Son ágiles y rápidos tanto a la hora de alimentarse como de escapar de sus depredadores.

Comportamiento

Son de carácter pacífico en general, aunque no con otros peces pequeños. Prefieren la compañía de otros peces de su misma especie cuando están en cautividad. Disponen de relaciones jerárquicas donde los peces dominantes elegirán territorio, comida y pareja reproductora.

Es un pez de carácter agresivo, son muy territoriales. De modo que pueden llegar al enfrentamiento con otras especies o peces. Las peleas se intensifican sobre todo en la época reproductora y pueden ser por defender el territorio de la pareja, por el derecho a elegir compañero o para proteger a los huevos. Las únicas que pueden adentrarse en los dominios de otro pez ángel son las hembras que los machos eligen para su reproducción con ellas.

Alimentación

Es omnívoro pero tiene preferencia por la carne. En su entorno natural se dedica a la caza de pequeños crustáceos y otros invertebrados. En el entorno de acuario puede adoptar una dieta mucho más variada. Puede consumir pienso vivo, de larvas de mosquito, camarones, gusanos…en general insectos y crustáceos de pequeño tamaño así como materia vegetal como pueden ser algas. Otra opción son los alimentos secos con la técnica de liofilización o incluso alimento congelados. Sin embargo hay que considerar que los alimentos vivos serán para ellos, dado su carácter, la mejor opción si se desea una vida longeva para el animal y la posibilidad de reproducción. Una buena opción para esos acuarios es disponer de escamas que puede convertirse en el nutriente base para ellos.

Reproducción

reproduccion del pez angel

 

No es fácil determinar el sexo de estos animales. Normalmente solo en el momento del desove es posible determinar el género de cada uno, fuera de este período las gónadas no suelen estar visibles. Los genitales del macho son más pequeñas pero llaman más la atención que en el caso de las hembras. Normalmente se aparean de forma monógama, aunque un macho podría abandonar a la hembra. Dada la complejidad de establecer los sexos se recomienda adquirir un grupo de número par y que estos se emparejen de forma natural durante su madurez. La hembras eligen al compañero con el que se reproducirán en función de su agresividad, tamaño y dominancia, de modo que los machos que demuestren ser más débiles no tendrán oportunidades de procrear.

Llegado determinado momento, los miembros de la pareja limpian un lugar plano donde se realizará la puesta. La hembra desova en fila los huevos sobre plantas o rocas, donde los futuros alevines quedan adheridos. El macho la sigue mientras lo hace para poder fertilizar a los huevos. En una sola puesta pueden llegar a ponerse unos 200 huevos de media. En este período ambos progenitores se afanan en cuidar de su puesta.

Una vez nacidas las larvas, lo mejor es retirar a los padres del acuario ya que podrán ingerirlas al confundirlas con alimento.

Ciclo de vida

Tienen una vida de unos 10 años.

El acuario del pez ángel

el acuario del pez angel

 

Será siempre mejor un acuario de mayor altura que de anchura. Esto se debe a que el pez payaso tiende a crecer a lo largo en vez de a lo ancho. El rango de temperatura debe situarse entre 23 y 28 grados celsius. En cuanto al pH del agua permanecerá entre 6 y 8. Es bueno llenarlo de plantas para simular su hábitat natural. Están bien en compañía de otros peces de su misma especie, pero no con otros más pequeños, pues los depredarán. Mejor no saturar los tanques de otros peces porque fomentará el comportamiento agresivo al ser demasiado territoriales. Lo adecuado es disponer de 50 litros por pez de esta especie.

Reproducción en cautividad

 

Una vez conformadas las parejas, momento que podremos determinar cuando veamos que un par de peces defienden con vigor un territorio, sería conveniente moverlos a otra pecera para que puedan proceder con tranquilidad. El procedimiento es el mismo que cuando se encuentran en libertad, la hembra dispone los huevos en una superficie lisa que nosotros podemos disponer en el acuario a fin de animarles a procrear y el macho los fecunda. A las 48 horas el huevo eclosionará y nacerán los alevines. Los peces pondrán huevos cada 15 días y debemos permitir que crien a los alevines para no producirles estrés.

Al nacer mantienen la apariencia de un huevo con cola. A los cinco días de desarrollo ya adquieren la forma de pez pero permanecen todos los hermanos juntos y aún unidos a la superficie lisa en la que fueron concebidos. A los seis días nadan por ellos mismos, pero los padres suelen agarrarlos y colocarlos a todos juntos y suelen mudar de lugar al grupo con frecuencia. El cuidado por parte de los progenitores es intenso. Deberemos mantener la luz encendida en todo momento mientras dura este proceso. El alimento para crías es el pienso seco preparado especialmente para estas etapas del desarrollo, puede optarse así mismo por el crustáceo artemia. Si se opta por la opción del crustáceo debemos lavar bien con agua dulce para evitar la mezcla de lo salado con el agua de la pecera.

A la semana de nacimiento las crías deben ser separadas de sus padres para evitar ser ingeridas por estos. A esta edad ya son de un tamaño mayor al alevin y pueden ser confundidos con otras especies de peces pequeños. El agua de la nueva pecera debe ser la misma que donde nacieron. Una buena idea es separar una proporción de la original y guardarla para la crianza de los pequeños. Debemos vigilar el nivel de oxigenación del agua, ya que demasiado podría serles dañino. Podemos añadir algunos agentes antimicóticos como el azul de metileno.

Peces que acompañan el acuario del pez ángel

peces que acompañan al pez angel

 

Algunas especies son especiales para la mejor conservación de los peces ángel en el acuario. Estos son:

  • Pez gato, que se encargará de limpiar el fondo marino de deshechos. Un solo ejemplar será suficiente. Al ser más grande que los ángel no corre el riesgo que ser depredado por estos. Para evitar que le roben el alimento, hay que ponerle la comida por la noche cuando existe oscuridad. En este momento del día los peces ángeles se encuentran durmiendo, así que la comida descenderá al fondo para que este pez se dé un festín.
  • Pez cíclico enano, solo cuando los peces ángel son jóvenes. En cuanto nuestros protagonistas aumentan de tamaño devorarán sin piedad a sus compañeros de pecera. Mientras dura su etapa juvenil conviven en paz y armonía. De hecho es recomendable que ambas especies convivan dado el cáracter sociable de ambas.

Enfermedades comunes en cautividad

  • Parásito Ichthyopthirius. Se conoce como la enfermedad del punto blanco pues parece que los peces están cubiertos por una fina capa de polvisco blanco granulado. El parásito se aloja bajo la piel del pez y produce su estiramiento en la superficie. Los peces infectados se apartan del resto, se muestran decaídos y apáticos, puede ponerse de tono rojizo y parecer que le cueste respirar. Este parásito llega al acuario por medio de agua infectada o bien de un pez infectado. Para evitarlo, es mejor someter a cuarentena cualquier nuevo ejemplar que queramos introducir en el ecosistema y observar su evolución. Podemos apartar a otra pecera a los que veamos que están infectados a fin de contener el brote. Los peces muy enfermos caerán al fondo del acuario totalmente inflamados, el parásito romperá la piel del pez fallecido y buscará un nuevo huésped.  En cuanto al agua es importante observar que todos los parámetros son adecuados una vez al día mínimo y realizar las correcciones necesarias. Recurre a tu veterinario si observas algún animal infectado para que te diga como proceder.
  • Gyrodactylus. Es un parásito que también habita en la piel del pez y se distribuye por todo su cuerpo, además de por las branquias. Podemos ver puntos negros en el pez de nueva aparición, serán las larvas del Gyrodactylus desarrollándose en él. Las branquias se verán inflamadas y rojas. Si están de un color pálido es que la muerte del pez está próxima. Este se alimenta de la capa mucosa que recubre el pez por lo que le hace proclive a desarrollar infecciones y problemas cutáneos como úlceras u otras lesiones. Igual que en el caso anterior, se alejan de los demás, muestran apatía y movimientos bruscos. Pueden buscar ponerse en seco.
  • Fluke. Causa daños en las branquias del pez mediante una serie de aguijonazos. Estos puntos abiertos propician la entrada de bacterias, y las consecuentes infecciones, ya sea a través de las heridas abiertas, por que les inoculan bacterias directamente o bien por el estrés que provocan por estas continuas lesiones que repercute en el sistema inmune del animal.
  • Hexamita. Parásito que provoca la descomposición de las aletas. El cuerpo se vuelve de un color blanquecino y desaparece el manto mucoso que lo rodea. Las aletas pierden su lustre en todas sus zonas, como si hubieran sido devoradas. No hay que confundirse con el desgaste que se produce en las mismas por la mala calidad del agua.
  • Velvet. Produce un manto dorado en el pez ángel. Clava un aguijón en el pez hasta que acaba con él, momento en que buscará una nueva víctima. Este parásito es altamente letal por lo que se recomienda acabar con él lo antes posible.
  • Hongos. Ya mencionados antes pueden reconocerse por provocar manchas blanquecinas en el pez.