Pez Anastomo

pez anostomo peces bonitos

Pez Lápiz o pez Anostomo

De la familia de los Anastómidos, este singular pez de agua dulce es uno de los más llamativos del acuario. Es conocido por diferentes nombres según el lugar, en España es “anostomo” pero en países de América Latina se le conoce por “anastomo” o “anastomo rayado”. Otras denominaciones comunes son pez lápiz rayado, pez lápiz dorado, cabezibajo o bocarojade.

Conozcamos más sobre este singular espécimen en este artículo.

Hábitat del pez anastomo

El pez lápiz es natural del río Amazonas y otros ríos de América del Sur como el Orinoco o de aquellos del país de la Guayana. Las aguas en las que puede vivir pueden ser claras u oscuras, con abundante vegetación donde poder refugiarse. La corriente debe ser siempre moderada pues aunque son fuertes pueden estresarse si se ven en corrientes fuertes.

Forma del pez anastomo

forma del pez anastomo

Tiene un cuerpo alargado que puede llegar a medir hasta 18 centímetros. Está comprimido lateralmente de forma ligera. Su cabeza alargada dispone de hocico y en su parte superior se dispone la boca. La disposición de la boca se sitúa en la parte superior para poder consumir los alimentos que caigan de la superficie o se queden flotando. Como veremos a continuación, los peces lápiz son capaces además de consumir alimentos que hayan caído al fondo, de modo que tenemos ante nosotros a uno de los animales más versátiles en cuanto a modos de alimentación se refiere.

En cuanto a su color vemos una coloración naranja, algunos individuos son más bien rojizos u ocres. Este color de base es uniforme en su cuerpo y está atravesado con rayas horizontales negras aunque algunos ejemplares las tienen marrones. Al recibir luz, su cuerpo adquiere tonalidades verdosas. No hay muchas diferencias evidentes entre machos y hembras, aunque el color de los machos suele ser más intenso. Las hembras presentan un abultamiento en la parte del abdomen no visible en los congéneres masculinos. Con las condiciones adecuadas puede llegar a vivir hasta 5 años.

Alimentación

La base de su alimentación es omnívora. Es curioso ya que consume las plantas blandas o sus partes podridas. De esta manera podemos deducir que una buena inversión en tanto en cuanto el cuidado de este pez puede ser generar un espacio de luz azul para favorecer el crecimiento natural de algas de modo que no lleven su conducta alimentaria hacia otros elementos de la pecera como plantas cuya función en el hábitat es ornamental. En cuanto a la parte animal, come aquellos que son de pequeño tamaño. En cautividad aceptará las escamas y presentaciones de proteínas en seco o en vivo. Como complemento podemos introducir espirulina o lechuga

Comportamiento

comportamiento del pez anastoo

Suele ser gregario, viviendo en grupos amplios. Cuando conviven un número bajo de peces lápiz (unos 6) se suceden disputas por el territorio nada agradables, son peces muy agresivos que pueden luchar a muerte. Para poder poner freno a estas luchas, la solución que ha encontrado la naturaleza y que podemos aplicar a nuestro acuario es la de disponer de grupos más grandes, de más de media docena de sujetos de modo que estos comportamientos puedan apaciguarse.

Su forma de nadar es curiosa, lo hace con la cabeza mirando hacia abajo. Incluso, si debe comer del fondo marino puede colocarse de forma totalmente vertical. En su natación, ocuparán la zona media baja de la pecera, dejando la parte superior sin utilizar. Así, no tendremos que temer por colocar el aparato limpiador o los filtros en esa posición sin temer por nuestra mascota. Son peces muy activos y de vida diurna, perfectos para adornar nuestro hogar ya que llevan un ritmo de vida similar al nuestro. Su carácter activo compensa su personalidad tímida de modo que lo veremos con frecuencia por el estanque aunque le gusta esconderse a menudo.

Reproducción

Se ha logrado la reproducción de este pez en cautividad pero no se conocen del todo los procesos implicados en este comportamiento. Sabemos que para que esta pueda darse en condiciones de seguridad la pareja ya debe estar establecida y separada del resto del grupo, de lo contrario, se sucederán las agresiones durante la copula intentando, los otros machos, luchar hasta el último término por la hembra. La reproducción en cautividad se ha logrado mediante técnicas hormonales en grandes granjas de crianza de peces estando lejos del alcance de los aficionados.

Acuario del pez anastomo

acuario del pez anostomo

Requiere de un agua cálida de entre 25º C y los 27ºC, un pH neutro y una dureza del agua intermedia. La pecera debe ser amplia ya que los peces lápiz alcanzan, como hemos visto, tamaños considerables. No solo eso, son animales que les gusta la natación de modo que el tamaño de la pecera y la disposición de los elementos dentro del acuario debe procurarles que puedan realizar el ejercicio que necesiten. De este modo, tendremos a nuestros peces lápiz en estanques de al menos 500 litros.  Procuraremos de que dispongan de una gran cantidad de plantas como decoración pero no deben estar próximas entre si. Las decoraciones deben formar escondites o cuevas, usando las rocas, troncos o incluso macetas. A la hora de construir el estanque, diseñaremos lugares oscuros.

Los expertos recomiendan no juntar a este pez con otros de especies diferentes en el acuario. Recordemos su agresividad en grupos reducidos, de modo que optaremos o bien por grupos o parejas ya establecidas o por peces de un número al menos igual a 10. Si pensamos en introducir otras especies, sería bueno que fuesen de nado rápido, ya que estos peces tienen esta característica. Otros peces más lentos pueden estresarse con estos compañeros.

La selección correcta de los individuos más tranquilos y, por tanto, menos agresivos, nos dará la clave para poder disfrutar de la compañía de estos bonitos peces. Es cierto que de forma común y observados como grupo tienen un carácter más bien agresivo, pero algunos sujetos más tranquilos pueden convivir en perfecta armonía con peces de menor tamaño. Consulta al criador para que pueda ayudarte en este proceso.