Pez Abuela Real del Caribe

pez abuela real del caribe

Abuela Real del Caribe

Este es un pez realmente curioso por su composición de colores y su expresión. Suele conocerse a este animal por otros nombres como pueden ser loreto, gramma real o merito rabirrubia.

El pez pertenece a la familia grammidae de forma similar a las percas de poco tamaño.

Hábitat

Es un pez que vive en las aguas del mar Caribe, por tanto pertenece al océano Atlántico en su zona central y Occidental. Normalmente se le puede encontrar en las aguas de países de América Latina desde países de América Central hasta América del Sur, las Bahamas y las Bermudas, siendo, como podemos advertir dados sus nombres comunes, un animal conocido en esas zonas. Las profundidades en las que se mueven son asumibles para los buceadores, no sobrepasando los 40 metros, siendo posible disfrutar para el ser humano de esta gran belleza de la naturaleza.

Descripción física

descripción física del pez abuela del caribe

Presentan dos colores predominantes en su cuerpo. La mitad delantera presenta una tonalidad morada, solo salpicada por motas de color negro que se disponen en la aleta dorsal y cerca de su ojo. La parte posterior es de color amarillo sin ningún adorno. Entre medias podemos observar un curioso degradado que nos recuerda a los píxeles o a minúsculos cuadrados. Estos colores son realmente brillantes. Dos líneas doradas suelen decorar su cabeza.

Dispone de 7 aletas en posición pectoral, dorsal, caudal y anal de un aspecto transparente en su mayoría, exceptuando la superior que, como hemos comentado, presenta color y motivo decorativo. De hecho las aletas en posición pectoral prácticamente dan la sensación de ser pelos o filamentos separados en vez de un conjunto.

La forma de su cuerpo se puede describir como cilíndrica, es rellenito y alargado, pudiendo alcanzar un tamaño de hasta 8 centímetros.

Comportamiento

En libertad viven en grandes bancos de hasta 100 sujetos, formando pequeños grupos endógenos de dos. En cautividad esto cambia totalmente pues se muestran tímidos y no desean la presencia de peces de mayor tamaño que ellos.

Son territoriales pero no agresivos, sino más bien asustadizos ante otros peces que asaltan su hogar o que son de mayor tamaño.

Alimentación

Su dieta es de tipo omnívoro, alimentándose de los parásitos de otros peces. Estos son los conocidos como ectoparásitos y se alimentan de la piel y la sangre de quién los hospeda.

Reproducción

reproduccion del pez abuela real del caribe

La pareja prepara un espacio dentro del coral para la fecundación, con sus bocas elaboran un buen sustrato para los huevos utilizando algas. En este proceso llegarán a cavar un pequeño agujero para los próximos huevos. Después la hembra desova una cantidad de 100 huevos aproximadamente. Durante la gestación, que puede durar una semana, son animales agresivos con los que se acercan a sus pequeños.

Es muy complicado determinar el género de estos peces siendo necesario en ocasiones esperar a que por si solos se reproduzcan. Algunos teóricos apuntan a que la aleta dorsal (superior) de los peces macho de esta especie tiene una forma puntiaguda en su terminación, cosa que no aparece en las hembras. Sin embargo, esta teoría no ha encontrado aún suficiente apoyo para ser ampliamente aceptada en la comunidad científica.

Acuario del pez Abuela Real del Caribe

el acuario del pez abuela real del caribe

Son peces aptos para novatos o principiantes de acuariofilia dada la facilidad en su conservación y cuidados. Este el motivo por el cual es un pez tan apreciado por los criadores y granjas, ya que suponen un importante bien económico.

Al ser animales de arrecife en nuestra pecera deberemos recrear este ambiente para que se sientan como en casa. Una buena guía es la que ya publicamos sobre el acuario de los peces payaso donde paso a paso determinamos como debería ser un acuario de estas características.

Tendremos que construir lugares en nuestro pequeño arrecife en los que el pez pueda esconderse ya que habitualmente tendrá esta conducta y debemos favorecerla. Así mismo, el sustrato debe poder excavarse por lo que usar una plancha de poliproleno no es lo más adecuado en estos casos. Esto no es solo importante en el caso de querer criar peces de este tipo, sino para la conservación de un solo sujeto, ya que realizarse sus propios escondrijos es algo que es inherente a su personalidad tímida. De hecho, se recomienda no tener más de un ejemplar por acuario.

No es un pez que guste de nadar, en ese aspecto es tranquilo y le veremos normalmente apostado en las rocas o pegado a los cristales. Suele reposar boca abajo en su cueva y escondite de modo que si vemos esto no debemos caer en pánico al pensar que ha fallecido. Esta tranquilidad y timidez hace que no sea adecuado juntarle con otros peces que nadan rápido o son hiperactivos, asustarán a nuestro pez Abuela que estará escondido mucho del tiempo y no nos dará la posibilidad de disfrutar de él.

La temperatura del agua que admite este pez es de un rango realmente amplio, desde aguas de 3 grados celsius hasta la más cálidas como las de 30º grados. No debemos apenas preocuparnos por el mantenimiento del agua, simplemente realizar el determinado por el resto de compañeros del acuario, y por supuesto teniendo cuidado. Es un animal que se adaptará fácilmente, pero no por ello tenemos que ser descuidados. Vigilaremos el nivel de nitritos al no ser bueno para ellos, como para casi ningún pez, la presencia de una concentración elevada.

Parámetros del acuario del pez Abuela Real del Caribe

El tamaño deberá ser de 200 litros por animal de este tipo. El pH del agua como en el cuidado de otros peces ha de ser neutro, de un valor de 8. La densidad del agua como es habitual debe variar entre 1.021 y 1.023.

A cuidar es la oxigenación del agua y, por supuesto, hacer cambios frecuentes.  Un buen alimento en cautividad son las escamas aunque deberemos darle la oportunidad habitualmente de cazar presas vivas como krill, artemia o daphnias.

No debemos temer por los compañeros crustáceos de acuario, pues será pacífico y no los atacará.