Los nudibranquios

nudibranquios peces bonitos

Nudibranquios, moluscos bellos

Se les conoce popularmente como babosas marinas. Estos, hasta ahora desconocidos de las profundidades, están ganando popularidad gracias a su descubrimiento por parte de los buceadores lo que ha suscitado un número importante de investigaciones científicas.

Hablaremos hoy sobre este género tan particular.

Nomenclatura

Los nudibranquios son unos moluscos gasterópodos que pertenecen a la gran familia de los opistobranquios, comúnmente conocidos como babosas de mar. Nadibranquia significa en latín branquias al aire o al desnudo. En algunos lugares se les conoce como mariposas marinas haciendo referencia a la variabilidad en su coloración y detalles.

Tipos de nudibranquios

Dentro de este orden general se encuentran dos subordenes los Euctenidiacea y los Dexiarchia. Los Euctenidiacea contiene a su vez dos infraordenes con 16 familias en total ordenadas en cinco superfamilias. Por su parte los Dexiarchia cuentan únicamente con un un infraorden que cuenta con 9 subclasificaciones entre parvordenes y superfamilias. Otras 16 familias se agrupan en esta clasificación.

Características

caracteristicas de los nudibranquios

Se trata de unos moluscos que carecen de concha. Su cuerpo es unitario no estando fragmentado. En este cuerpo pueden distinguirse una cavidad llamada celoma donde se sitúan de forma interna sus órganos, una cabeza donde encontraremos los receptores sensoriales y una serie de aletas musculosas en la parte ventral conocida como “pie” que le sirve como método para desplazarse.  Esta cavidad no tiene contacto con el  exterior de forma estricta y su función es albergar los sistemas internos del animal. Posee una especie de líquido que se asemejaría a nuestra sangre en tanto en cuanto sirve para transportar los nutrientes por todo su pequeño organismo. Presentan simetría tomando como referencia el eje vertical. Sus órganos sensoriales son unos cuernos conocidos como rinoforos también con impresionantes colores.

Pueden alcanzar los 10 centímetros de longitud aunque hay algunas especies dentro del género que solo logran medir unos pocos milímetros. Las especies más conocidas, la Bailarina Española y la Aplysia logran llegar a medir bastante más de la media llegando a anotarse treinta centímetros de longitud. Haciendo honor a su nombre respiran a través de branquias que se encuentran dispuestas a lo largo de todo su cuerpo. Estos órganos presentan en ellos formas y coloraciones diversas siendo algunos de los adornos que observamos en ellos en realidad sus branquias.

Uno de los aspectos más llamativos es su coloración, así como sus impactantes decoraciones. Esta viveza les otorga una belleza sin igual además de ayudarlas para espantar a los depredadores. Un animal de colores tan vivos en la naturaleza significa que cuenta con mecanismos de defensa bastante potentes. Así mismo, algunas especies tienen unos motivos que les ayudan a mimetizarse con la vegetación de su entorno. En este caso usan el camuflaje para esconderse de aquellos que pretenden darles caza. Algunas especies son transparentes y capaces de emitir luz.

Bajo su cuerpo, en la parte ventral presentan una especie de prolongaciones que casi parecen tentáculos llamadas ceratas. En dichas prolongaciones son capaces de guardar el veneno de los pólipos o esponjas que les sirven de alimento. Estos animales que consumen no presentan dichos venenos en altas concentraciones, pero estas babosas son capaces de aislar el veneno en su tubo digestivo pasando de este aparato a las ceratas y allí acumulándose. Cuando un depredador se acerca a estos seres, las babosas lanzan los dardos venenosos.  Las sustancias que pueden albergar en estas curiosas estructuras son tanto urticantes como realmente mortales por su toxicidad. De hecho, entre estos líquidos que pueden segregar está el ácido sulfúrico que puede llegar a provocar la muerte de todos los seres vivos que se encuentren en el radio de acción. Estas sustancias no resultan tóxicas para las babosas marinas. Por este motivo prácticamente ningún depredador se les acerca.

Comportamiento

Suelen vivir en los fondos marinos y allí es donde pasan la mayor parte de su vida adulta, formando parte de esa comunidad marina conocida como el bentos. Algunas de estas especies viven en el pelago, es decir en la columna de agua de los océanos que no se corresponde con la zona continental. Estas preferencias en su hábitat ha hecho realmente su descubrimiento dadas las dificultades para hacer a ellas. A mayor profundidad, más pueden llegar a desarrollarse aunque son capaces de sobrevivir en todo tipo de profundidades. Prefieren, así mismo, las aguas más cálidas. Son de costumbres diurnas y generalmente no atacan a no ser que pongan en marcha sus defensas. Por la noche para evitar ser devoradas se entierran en la arena.

Su forma de nadar es de carácter ondulatorio, utilizando sus potentes músculos para tal fin. En el caso de querer desplazarse por el sustrato hacen uso de su fuerte pie.

Estos aparentemente simples organismos disponen de memoria. Así se ha demostrado en múltiples estudios donde mediante procedimientos de condicionamiento clásico se ha logrado enseñarles a contraer su musculatura.

Alimentación de los nudibranquios

alimentacion de los nudibranquios

Son completamente carnívoros. En la base de su dieta se encuentran otros animales invertebrados o incluso los huevos de otros congéneres o los suyos propios. Se pueden alimentar gracias a su lengua que recibe el nombre de rádula que resulta abrasiva para que quien entra en contacto con ella. Entre los invertebrados que consumen encontramos a las anémonas o las gorgonias o esponjas urticantes. De ahí que puedan usar estas sustancias tóxicas de sus víctimas en su propio beneficio para su defensa.

Reproducción

Se trata de moluscos hermafroditas que inician el período de cría en los meses más cálidos del año. Su hermafroditismo es total, siendo hembras y machos a un mismo tiempo durante toda su vida. Tienen la capacidad de autofecundarse pero esta conducta es realmente infrecuente en ellos. Comúnmente se realiza una fecundación doble donde una pareja se une tras un complejo cortejo y ambas partes quedan encinta. En una sola puesta se logran miles de huevos que se agrupan formando filas ramificadas. Los huevos pueden ser consumidos por sus propios progenitores o por otros miembros de la misma especie. Además su supervivencia es muy frágil y depende de las condiciones de agua, sobre todo de la cantidad y fuerza de las corrientes y de la temperatura de la misma.