La Mantarraya

la mantarraya peces bonitos

Manta Gigante

Las mantas son peces, aunque puedan parecer muy diferentes al resto de animales que están presentes en esta web o de lo que podemos entender por pez. Todos sabemos que las rayas viven en los fondos marinos y seguro que las hemos podido visitar en los grandes acuarios de las ciudades. Son peces de la familia de los elasmobranquios, un tipo de pez cartilaginoso. Veremos si este gran animal es peligroso o no, pues comúnmente se cree que sí lo es.

Hábitat de la mantarraya

habitat de la mantarraya

Suele vivir en las aguas templadas a lo largo de todo el mundo. Dada una época de pesca masiva, la población de mantas gigantes se vio seriamente perjudicada hace unos años en algunos países como México. Actualmente se desconoce con exactitud el número de ellas que existe, de modo que no se puede determinar si se trata de una especie en riesgo o no, las políticas mundiales apuestan por protegerla ante la duda.

Morfología de la mantarraya

Este es uno de los animales más grandes del mundo. Tiene un cuerpo largo y plano. El centro de su cuerpo es conocido como “disco”. Este centro puede llegar a medir 9 metros en la mantarraya. Dispone en la parte anterior al disco de una cabeza ancha con los ojos a ambos lados de la misma y una boca amplia que la recorre de lado a lado. Dentro de la boca veremos unos dientes pequeños y de forma cuadrada. Estos dientes no tienen la función de machacar la comida que ingieren (ya que se alimentan de plancton que directamente tragan) sino que se trata de una forma de sujetar a la hembra durante el apareamiento, como veremos más adelante. A ambos lados del disco tiene sus grandes aletas triangulares que bate arriba y abajo para poder desplazarse. Delante de la boca tienen unas estructuras que le ayudan a introducir el agua dentro de la boca para poder alimentarse más fácilmente. Así mismo, destacan sus grandes branquias y la cola , donde no dispone de aguijón venenoso como otros de la misma familia. Lo máximo que puede vivir una mantarraya son unos 50 años.

Comportamiento

comportamiento de la mantarraya

Tienen una relación simbiótica con algunos peces como los conocidos “limpiafondos” o las rémoras los que se puede observar de forma frecuente en la parte inferior de la rayas. Estos animales se aprovechan de las mantas en cuanto a las sobras de su comida y les permite hacer grandes desplazamientos bajo su protección. A este respecto, se ha observado que en ocasiones, se forman unos agrupamientos de mantarrayas de lo más curioso cerca de los arrecifes de coral en determinadas épocas del año. Esto lo hacen para que algunos parásitos u otros animales se suban a ellas y logren limpiarlas de piel muerta teniendo un papel clave en la prevención de infecciones. De hecho, a estas épocas se las conoce como “época de limpieza“.

Estos animales pueden realizar saltos fuera del agua a fin de poder escapar de algunos depredadores, para librarse de los parásitos antes mencionados o como método de comunicación. Como curiosidad mencionaremos que se han observado tres tipos de saltos entre las mantarrayas como en el que caen “de cabeza” o en el que caen de cola o en el que realizan una pirueta. La forma de comunicación entre rayas no sería visual sino auditiva ya que los saltos se escuchan a lo largo de kilómetros. Otra posible explicación a dicho comportamiento es como método de cortejo a fin de demostrar la fortaleza de un macho con respecto a otros. De esta forma se demuestra que, aunque es un animal que nada en solitario, dispone de un cierto comportamiento social.

Alimentación

alimentacion de la mantarraya

A base de placton. La amplia distribución de su alimento en el océano permite que pueda sobrevivir allá donde va. Sabemos que estos animales se mueven a lo largo de los mares en una suerte de migración. Actualmente se desconocen más datos al respecto de modo que los científicos se ven inmersos en estudios con geolocalizadores para poder conocer los comportamientos básicos de estos impresionantes seres.

A su vez pueden ser consumidas por animales de mayor tamaño como algunos tiburones o las orcas.

Reproducción de la mantarraya

Los machos disponen de un órgano mediante el cual pueden transmitir el esperma a la hembra. Dicho órgano se sitúa en la parte inferior del animal en la zona pélvica. Para el cortejo, varios machos persiguen durante días a la hembra. Cuando decimos varios machos, nos referimos a un grupo de hasta 50 de ellos que seguirán a la hembra hasta demostrar cuál de ellos es el más fuerte. Este fenómeno es conocido como “tren de apareamiento”.  En este proceso, como podrá imaginarse, los machos pueden llegar a matarse entre sí. Debemos saber que las matarrayas son animales polígamos y se reproducen con varios sujetos a lo largo de su vida.  Una vez ella ha elegido, el macho presiona con sus dientes una de las aletas de ella y hace coincidir sus vientres.

reproduccion de la mantarraya

El órgano antes descrito se introduce en una de las cavidades de la hembra dejando allí su esperma. La cópula es breve, extendiéndose poco más de un minuto en el tiempo. Las mantarrayas se reproducen mediante huevos, pero estos permanecen dentro de la hembra durante la gestación que puede durar hasta 12 meses o incluso más. Nacen una o dos crías por cópula. Poco se sabe sobre este proceso, aunque se sospecha que sucede en aguas profundas y que las pequeñas ya miden un metro cuando nacen. Las pequeñas rayas nacidas son independientes de modo que no requieren de cuidados de los adultos tras el nacimiento.

Nunca se había conseguido la cría en cautividad hasta 2007 momento histórico en el que nació un ejemplar en el acuario de Okinawa, en Japón.

La mantarraya en la cultura

la mantarraya en la cultura

Existen leyendas de marineros que dicen que algunos náufragos han sido salvados por rayas. Sin embargo, parece poco apropiado sujetarse a ellas en una situación así ya que pueden confundirse con otras rayas de su misma familia que son venenosas. Así mismo se desconoce la reacción del animal ante el contacto del hombre, lo que la hace potencialmente peligrosa. El hecho de sujetarse a ella puede producir desgarros en el animal eliminando parte de la mucosa que lo recubre y la protege de infecciones.

Así mismo, se ha intentado que el gran público conozca a este interesante animal mediante su exhibición en acuarios de todo el mundo y su aparición en películas.